NUESTROS VACÍOS Y NUESTRAS CARENCIAS QUE EMANAN DE NUESTRA ‘HERIDA EMOCIONAL’